sábado, 26 de abril de 2014

Tu tiroides puede amenazar el embarazo

Muchas mujeres en Chile tienen alguna enfermedad tiroidea y no lo saben. El problema es que un trastorno no tratado durante el embarazo puede causar abortos, partos prematuros, preeclampsia, problemas en el desarrollo sicomotor e, incluso, déficit atencional en el hijo. Detectar la falla es muy sencillo: basta con un examen de sangre, pero no siempre los médicos lo piden. “Todas las embarazadas deberían exigirlo”, recomiendan los especialistas. 

Por Tania Opazo / Fotografías: Carolina Vargas / Producción: Camila Letelier Paula 1146. Sábado 26 de abril de 2014.

La tiroides es una pequeña glándula que se ubica sobre la tráquea, tiene forma de mariposa y no pesa más de 30 gramos en una persona adulta. Es un órgano clave para regular el metabolismo del cuerpo, falla en un 22 por ciento de los chilenos, según la última Encuesta Nacional de Salud, afectando importantes funciones del cuerpo como la regulación de la temperatura, el correcto desarrollo físico e intelectual y la fertilidad.

La encuesta reveló, además, que la presencia de enfermedades a la tiroides es más alta en Chile que en otras poblaciones del mundo. Y mostró que es más frecuente en mujeres (23,6%), que en hombres (17,5%). Sin embargo, la evaluación del Ministerio de Salud excluía a las embarazadas, que son un grupo de riesgo para estas enfermedades. Esto llevó a la doctora Lorena Mosso, endocrinóloga y profesora de la Universidad Católica, a comprobar a través de un estudio prospectivo más amplio lo que ya había detectado en un estudio piloto en 2008: la alta prevalencia de enfermedades tiroideas (36,9%) en embarazadas y el bajo diagnóstico que estas recibían.

El nuevo estudio, realizado en 2012, incluyó a pacientes del sistema público en las comunas de Puente Alto y La Pintana, con un total de 720 embarazadas que se encontraban en su primer trimestre de embarazo. Los resultados fueron contundentes: si se usaban los estándares internacionales de diagnóstico, un 37,3% tendría patología tiroidea funcional; 0,9% de hipotiroidismo clínico grave; 35,5% hipotiroidismo subclínico o leve moderado; 0,8% hipertiroidismo subclínico y solo un 58,7% no tendría patalogía funcional. Ninguna de estas mujeres sabía que tenía un problema a la tiroides. 

Que los médicos midan los niveles de TSH (la hormona estimulante de la tiroide) en sus pacientes embarazadas ha sido una batalla de la doctora Mosso: “estamos estudiando este tema hace años, pero una cosa es lo que se haga a nivel privado y otra es que sea una obligación a nivel de servicio público. En los consultorios donde hicimos el estudio, en Puente Alto y La Pintana, no existía el análisis de TSH a las embarazadas, y nos encontramos con algunas pacientes graves”.

Seguir leyendo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario