sábado, 16 de agosto de 2014

La crisis del Everest

En abril de este año, 16 nepalíes murieron por una avalancha que cayó en una de las zonas más peligrosas del famoso monte, el glaciar Khumbu. Llegar a la cima de la montaña más alta del mundo sigue siendo un sueño para miles de personas, pero los cuestionamientos a la seguridad y el exceso de turistas son cada vez más fuertes. “Simplemente el Everest se prostituyó”, dice Cristián García Huidobro, el primer chileno en llegar a su cumbre.

Por Tania Opazo

“ALGUNOS lo sintieron más cerca, otros más lejos. Siempre que me preguntan qué tan cerca estuve, digo ‘yo corrí’”. A las 6.45 de la mañana del viernes 18 de abril, el economista Patricio Rojas estaba en la ruta que lleva desde el campamento base del Everest al campamento 1. El grupo, liderado por Eugenio Guzmán, director del Instituto Vertical, se devolvía al campamento base luego de haber perdido contacto con otra parte del equipo. En ese instante, unos 250 metros más adelante en línea recta, un gigantesco trozo de glaciar se desprendió y cayó en la llamada Cascada de hielo del Khumbu, matando a 16 personas y dejando nueve heridos. Era la tragedia con más bajas en la historia del Everest.

Los cuestionamientos a la seguridad, las condiciones de la montaña y la cantidad de personas que cada año la visitan surgieron inmediatamente. Aunque la temporada no fue cerrada oficialmente por el gobierno nepalés, la tragedia y posterior “huelga” de los sherpas que exigían mejores condiciones laborales terminaron aguando las pretensiones de la mayoría de las expediciones, que fueron progresivamente dejando el lugar, incluyendo al grupo de Vertical, con Rodrigo Jordán a la cabeza.

El aumento de turistas que visita anualmente el monte más alto del mundo (8.848 m) no deja de ser impresionante tomando en consideración los costos (unos 80 mil dólares incluyendo permisos, guías, alimentación, pasajes y equipamiento) y los desafíos físicos, técnicos y mentales que exige. A la fecha, la cumbre del Everest ha sido alcanzada casi siete mil veces, sin contar a las muchas personas que la han escalado sin llegar a la cima.

Seguir leyendo... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario