sábado, 22 de marzo de 2014

Viajar sin internet

A 25 años de la World Wide Web, el mundo de los viajes ha cambiado dramáticamente. Desde cotizar pasajes aéreos en línea a escoger hoteles por comentarios de otros viajeros, la internet ha aumentado nuestras opciones. ¿Cómo era viajar antes de tener todo a un clic de distancia?

Por Tania Opazo

EL VERANO de 1964, un joven cronista de viajes llamado Luis Alberto Ganderats emprendió su primer viaje, una navegación de cuatro días al archipiélago Juan Fernández. “Un suplicio que me habría ahorrado si hubiese sabido lo que significaba hacerlo en una goleta que transportaba langostas de olor insoportable y que saltaba día y noche. ¡Quería devolverme nadando! Si hubiese existido internet, me habría orientado a otras maneras de llegar a esas islas”, confiesa hoy el experimentado periodista de viajes.

Cuando Tim Berners-Lee diseñó la “Red informática mundial” que ahora llamamos sólo “la web”, tal vez no imaginó cómo esta revolucionaría la sociedad, y menos, el mercado del turismo. Hoy, frente a una cantidad casi infinita de datos sobre destinos, alojamientos, movilización, restaurantes y muchísimos otros servicios relacionados con el mundo de los viajes, la oferta y la competencia, crecen permanentemente. A su vez, los viajeros están cada vez más informados y exigentes.

Pero mucho antes que la web existiera, Magdalena Claro, gerenta de ventas en Cocha, ya atendía a los escasos chilenos que viajaban fuera. Con 56 años en el turismo, ella recuerda bien esos primeros años de la agencia, en calle Agustinas, y las enormes diferencias con el trabajo que hace actualmente: “Tú venías y me decías ‘quiero ir a París’. Entonces, yo tenía que llamar a Air France por teléfono y decirles que necesitaba tal espacio en tal fecha. Air France enviaba un télex a Francia con la información y, si todo salía bien, al día siguiente teníamos la confirmación del vuelo”.

Seguir leyendo... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario