sábado, 15 de febrero de 2014

El tocadiscos vuelve a sonar

Algunos lo daban por muerto, pero desde hace cinco años, este formato que nació hace más de un siglo, viene subiendo en las ventas y se ha reposicionado en el imaginario colectivo. Parece otra moda hipster o vintage pero los expertos dicen que hay algo más: la posibilidad de volver a disfrutar la música como corresponde y de participar en una comunidad.

Por Tania Opazo

“ - YA, VAMOS a hacer un sorteo. La primera persona que llegue con un carné terminado en... cinco, se lleva este vinilo de Soda Stéreo. - ¡Yooooo! - gritan unas 10 personas al unísono, mientras salen corriendo disparados hacia Álvaro Acuña, productor general de la feria que la Cooperativa del Vinilo realiza un sábado de enero en el Centro Cultural de La Moneda.

Una efervescencia por supuesto graciosa, pero que da cuenta de lo que ya han dicho numerosos medios nacionales e internacionales: el vinilo se puso de moda, el vinilo regresó, el vinilo es el nuevo hype, el vinilo renace y un sinfín de otros títulos que reflejan un fenómeno creciente y paradójico: mientras que la venta de música decae en casi todo el mundo, el único formato que sube sus cifras es el vinilo.

El estudio anual de la consultora norteamericana Nielsen Soundscan informó que mientras las ventas totales de música habían caído un 8% en 2013, el vinilo había subido de 4,6 millones a 6,1, cifra que no incluye los discos usados, que se venden en el mercado informal de los coleccionistas. El crecimiento de este mercado ha sido sostenido desde 2008; sin embargo, la explosión en Chile comenzó realmente el año pasado. Según Álvaro Acuña, que junto a otros 12 vendedores conformaron la Cooperativa del Vinilo, desde el verano de 2013 se ha notado un aumento exponencial en las ventas y el interés: “Antes había gente que llegaba y decía ‘oh... ¿y aún existen los vinilos?’; en cambio, hace poco estaba en una feria y un niñito de 12 años llegó con su papá y le dijo ‘mira, papá, este tiene la etiqueta azul, eso significa que es la versión inglesa’”. Entre las ventas de las ferias y su tienda Kind of Blue, en el Barrio Lastarria, Acuña dice que vende unos 350 vinilos al mes

Seguir leyendo...

sábado, 8 de febrero de 2014

Del check in al check out: el turista chileno hoy

Playeros, compradores y aventureros, pero no tanto todavía. Así se resume el perfil del viajero chileno, según los profesionales del turismo. En el período más esperado del año, aflora su lado más exigente y reclamón, para asegurarse de que nada arruine sus vacaciones perfectas. 

Por Tania Opazo

PRIMER ACTO:
- Buenos días, quiero una habitación con vista al mar.
- Buenos días, señor. Lamentablemente nuestro hotel no tiene habitaciones con vista al mar.
- ¿Pero cómo? ¡Yo quiero una habitación con vista al mar! ¡Deme una habitación con vista al mar! 

Segundo acto:
- Señor, su check in está listo, tiene que cancelar para que le entregue la tarjeta de su habitación. - ¿Tengo que pagar ahora? ¡Pero si aún no me he alojado! ¡No voy a pagar ahora!

Tercer acto:
- Mire, señorita, toda esta gente que viene conmigo se va a alojar en el hotel y tampoco está de acuerdo con que tengamos que pagar antes.

¿Cómo se llama la obra? El turista chileno.

 Esta historia, relatada por una empleada del Hotel O’Higgins de Viña, puede parecer caricatura, pero es real. Las vacaciones cobran cada vez mayor relevancia y con la consiguiente inversión de dinero y tiempo viene la necesidad de cumplir las altas expectativas que se generan entre los turistas. El aumento de los viajes ha sido sostenido en los últimos años en Chile. Sólo entre 2011 y 2012 el crecimiento fue de un 3,1%. Esto se ve reflejado en cosas tan importantes como que la canasta del IPC, en su nueva versión presentada a fines del año pasado, incluye el ítem “servicio de transfer” entre los servicios de transporte de pasajeros.

Seguir leyendo...