sábado, 3 de agosto de 2013

Las Casi Anoréxicas

¿Se puede tener sobrepeso y estar al borde de la anorexia? Jennifer Thomas, sicóloga y profesora de Harvard, asegura en su libro Almost anorexic, que sí y que con mucha frecuencia recibe en su consulta a mujeres que no cumplen con todos los síntomas de la anorexia o la bulimia nerviosa, pero que tienen una relación conflictiva y sufriente con su cuerpo y la comida. A esas mujeres las denomina las “casi anoréxicas” y estarían en una fase inicial de la enfermedad.

Por Tania Opazo / Fotografía: Rodrigo Chodil / Producción: Álvaro Renner / Maquillaje y pelo: Patricia Calfio

Paula 1127. Sábado 3 de agosto de 2013.

Abriana tuvo conciencia por primera vez de que “estaba gorda” cuando, repartiendo unas galletas de chocolate recién horneadas, la mamá de su amiga Tanya miró su pequeña panza con rostro de reprobación y le dijo: “¿por qué mejor no empiezas con solo una?”. Tenía solo once años y desde entonces abriana estuvo marcada por su peso, inclinándose por actividades académicas por sobre las deportivas, ocultando su cuerpo tras la ropa y manteniendo “un bajo perfil” en la escuela.

Ya titulada de abogada en una prestigiosa universidad norteamericana y casada con un hombre que siempre le insistía en que “su cuerpo era hermoso” (lo cual ella nunca creía), Abriana trató por todos los medios de bajar de peso y se autoproclamó como una “dietista crónica”. Gastó una enorme cantidad de dinero en pastillas para bajar de peso, barras de comida y batidos que reemplazaban las comidas normales, una amplia colección de DVD con todos los tipos imaginables de ejercicio y membresías en “clubes para bajar de peso”, todo sin éxito. Por eso, cada un par de meses, terminaba en algún restorán dándose un atracón de aquellos, con una total sensación de descontrol, frustración y fracaso.

“Pero si estoy gorda, no puedo tener un trastorno alimenticio” es la frase que Abriana le dijo en su consulta a la sicóloga norteamericana Jennifer Thomas (PhD); una frase que la especialista ha escuchado muchas veces de pacientes con sobrepeso cuando les plantea que tienen un trastorno alimenticio. Siendo profesora en el departamento de siquiatría de la Escuela de Salud de la Universidad de Harvard y directora asistente del Programa de Investigación y Tratamiento de los Desórdenes Alimenticios del Massachusetts General Hospital, ha dedicado su vida profesional al tratamiento de diferentes trastornos alimenticios. Luego de once años de trabajo como terapeuta y con más de 30 publicaciones académicas sobre el tema, su libro Almost anorexic: is my (or my loved one’s) Relationship with food a problem? es quizás la muestra más clara de su trabajo.