miércoles, 16 de junio de 2010

Breaking Dawn: De cómo el final de Twilight tendría todo menos sangre

Es sabido que Stephenie Meyer tuvo que contener bastante su pluma cuando se dió cuenta que su saga Crespúsculo desató la máxima locura entre niños y adolescentes. Incluso así, enfrentar las escenas menos
‘infantiles’ del libro en su traspaso a pantalla grande es todo un desafío para los productores.

Por eso, y mientras los fans esperan “Breaking Dawn” (“Amanecer” en español), el final de dos partes de la saga, el debate del momento es la escena en que… ¡Esperen! ¿Se leyeron ya el librito? Spoiler alert, están avisados.


Ahora sí. La polémica se da por el impactante-asqueroso-terrible “nacimiento” del feto mitad vampiro de Bella, que trata de escapar de su cuerpo y en el camino literalmente succionarle la vida. Frente a una escena tan chocante, los productores estarían planeando no suavizarla, sino… ¡simplemente no mostrarla! Al menos eso insinuó la guionista Melissa Rosenberg, en una entrevista al diario Los Angeles Times.

Según Melissa, aunque los fans crean que hay que mostrar el nacimiento (‘Gore, guts and sex’ dicen), eso signficaría ponerle una calificación R a la película (lo que significa que los menores de 17 tienen que ir acompañados). “Para mí es mucho más interesante no verlo. Uno puede hacer el nacimiento sin efectivamente verlo, y eso no no quiere decir termine siendo una experiencia menos evocativa”, afirmó.

Francamente: WTF?! ¿Una película de vampiros en que se asustan por mostrar una escena sangrienta? O sea, ya sabemos que son veganos, pero esto es ridículo. Por muy Twilight que sea, si siguen así querrán que
nos imaginemos cosas mucho más importantes, como a Taylor Lautner sin polera, y eso no lo toleramos: ¡hay cosas que tenemos que ver!

1 comentario:

  1. En serio? qué divertido! no creía que habían más formas de suavizar el tema vampirístico. Se supone que la sangre y la sensualidad son elementos constitutivos del mito, no por nada este ha crecido en periodos de represión sexual.
    Bueno en fin, si ya la autora tuvo que adaptar el texto para adolescentes supongo que era lo que se esperaba con las pelis... aunque yo sigo insistiendo en que Ann Rice ya era para adolescentes, esto es para prepúberes.

    ResponderEliminar