lunes, 12 de abril de 2010

Terremoto en el programa de Gobierno

La madrugada del 27 de febrero de 2010, las prioridades del país cambiaron de golpe. Así, el nuevo gobierno se vio obligado a rediseñar su programa y las primeras medidas que planeaba implementar. Estos son los planes de Piñera, divididos entre aquellos que ya fueron aplazados, aquellos que están en duda y aquellos que afirma que realizará pese al terremoto que impactó su Gobierno. Además, la opinión de los expertos sobre este nuevo escenario.


LOS POSTERGADOS
Como una “economía de guerra” definió Sebastián Piñera las medidas que la primera parte de su mandato contemplará. Y es que la prioridad va a ser la reconstrucción del país, por lo cual una gran cantidad de las promesas concretas que hizo deberán posponerse o derechamente olvidarse.

Ministerio de Desarrollo Social
Se pretendía que el Ministerio de Desarrollo Social fuera una reformulación/reemplazo del actual Ministerio de Planificación (Mideplan), y que fuera el responsable del compromiso de que 500 mil personas superen la situación de indigencia para el año 2014. Para eso debía implementarse el Ingreso Ético Familiar, cuyos componentes serían el Subsidio Único Familiar, un Bono de Capacitación y un Subsidio al Trabajo. Este proyecto, al implicar reorganización y reestructura, fue aplazado indefinidamente.

50 liceos de excelencia
Se crearía una red de 50 liceos mixtos de excelencia, a imagen y semejanza del Instituto Nacional, en las principales ciudades del país. Aparte de eso, se tomarían las siguientes medidas: se duplicaría gradualmente la subvención escolar, se implementaría la Agencia de Calidad de la Educación, se aceleraría en el Congreso el proyecto de Ley que crea la Superintendencia de Educación, se establecería un criterio de selección estándar para los directores de colegios y se modificaría el Estatuto Docente con el fin de crear una “carrera docente” que mejore la calidad de vida de los profesores. El Presidente no se ha pronunciado respecto a las demás medidas, pero ya anunció que el proyecto de los 50 liceos se atrasará un año, pues la prioridad es reconstruir lo derrumbado.

Nuevos hospitales y reducción lista de espera
El plan en torno a la Salud incluía no sólo la construcción de 10 hospitales concesionados y 76 consultorios, sino además la modernización de otros 50 hospitales y 200 consultorios. Además, la creación del Bono de Garantía, para eliminar las listas de espera en las enfermedades AUGE y asegurar a los grupos más vulnerables una atención oportuna, y finalmente la reducción gradual y focalizada del descuento de 7% en salud para la tercera edad. De todo esto, el Presidente anunció que no construirá nuevos hospitales, sino que sólo remodelará o modernizará los que quedaron derrumbados o dañados con el terremoto.

Arriba el deporte
El programa “Chile se pone en forma” pretendía formar dos millones más de deportistas en el país mediante el aumento de la infraestructura de multicanchas, canchas y gimnasios polideportivos. A eso se sumaba un proyecto iniciado por el Gobierno anterior, la última etapa de la remodelación del Estadio Nacional, que contemplaba la instalación de un nuevo techo y un sistema de iluminación. Nada de eso se hará, y el Estadio Nacional se quedará sin un nuevo techo por un tiempo.

Post natal de 6 meses
Se enviaría un proyecto de ley para que las mujeres puedan acceder a un post natal de hasta seis meses. Además, se pretendía promocionar el teletrabajo para que las mujeres puedan compatibilizar su vida laboral y familiar. Pese a corresponder a una acción social de aquellas definidas por el Presidente como “beneficio social de nuestros sectores más necesitados”, ya anunció que será aplazado indefinidamente.

Depreciación acelerada
Una importante medida económica que se pretendía establecer era un mecanismo de depreciación acelerada por 3 años, en el periodo 2010-2012, en los bienes fijos para incentivar la inversión privada. La depreciación acelerada consiste en reducir la vida útil normal de un bien, haciendo que la cuota de depreciación (o sea, la pérdida de valor monetario del bien) aumente y, con su aumento, disminuya la base imponible para el cálculo de impuesto a la renta. De ese modo, el resultado final es que se pagan menos impuestos.

El objetivo inicial de la propuesta era conseguir que la inversión subiera del 21% del PIB actual a alrededor de 28% del mismo a lo largo del período presidencial. Ahora, en cambio, habría que pensar en conseguir que las Pymes inviertan en reconstruir Chile, y, como la depreciación acelerada es más bien un incentivo a las grandes empresas, aplicarla no serviría para dar empleos a quienes más lo necesitan por ahora. Eso sumado a su gran costo monetario (poco más de US$ 300 millones) hizo que el Gobierno decidiera postergar el proyecto.

LAS DUDOSAS
Otras de las medidas originales, por su parte, o bien no han tenido una confirmación oficial de parte del Gobierno, o bien han sido consideradas irrealizables en el actual escenario económico y social.

Crecimiento de un 6%
El Gobierno de Piñera se proponía recuperar una tasa de crecimiento del 6% promedio anual hacia el final de sus cuatro años de gobierno. Para eso, la primera meta era superar el 5% de crecimiento durante 2010, lo cual de por sí no se veía no muy probable considerando que durante 2009 su crecimiento fue de un 4.3%. Luego del terremoto, en tanto, se volvió imposible pensar en esas cifras, pues los expertos, que ponderaban el crecimiento de Chile para el 2010 entre 3.5 y 4.5%, ahora pronostican que la cifra bajaría alrededor de un 1.5% en relación a lo esperado.

Menos delincuencia
Los proyectos pensados por el nuevo Gobierno en torno a la seguridad y a la delincuencia incluyen: aceleración en el Congreso del proyecto que permite la creación del Ministerio del Interior y Seguridad Ciudadana, aumento de los cupos de incorporación a Carabineros, para así incrementar la fuerza policial en 10 mil funcionarios nuevos, creación de los programas “Vida Nueva” y “Vida Sana” para la prevención y rehabilitación de la drogadicción y el alcoholismo, y el envío del proyecto que incorpora el sistema de monitoreo electrónico del imputado, consistente en un brazalete, cuando éste cumple una medida cautelar distinta a la prisión preventiva. Ninguno de estos planes califica como parte del “área social”, y todos requieren de recursos con que el Estado no contará en algún tiempo, por lo que se ve improbable que se cumplan pronto.

Viviendas y plazas
Entrega de 600 mil soluciones habitacionales, definidas por el mismo Presidente como de un mínimo de 50 m2 cada una. Esa medida ya no tiene valor, ante la necesidad de dar soluciones habitacionales en un número mucho mayor a ese, y en un tiempo mucho menor. También anunció la creación de 200 plazas en todo Chile y la plantación de 16 millones de árboles, uno por cada habitante, en las zonas urbanas antes del año 2018, a un costo total de US$66 millones. Todas estas medidas, propuestas con el fin de promover una visión integral de barrios, se ven amenazadas por los recortes presupuestarios provocados por el terremoto.

Voto voluntario e inscripción automática
El nuevo Gobierno quería acelerar la tramitación del proyecto de ley del voto voluntario y de inscripción automática, que fue ya promulgado por Michelle Bachelet pero aún no se hace efectivo. Además, pretendía implementar un el sistema de primarias para la elección de los dirigentes políticos. Siendo ambos estos proyectos políticos que requieren implementación y gasto, y que no habrá elecciones en un tiempo, es improbable que cumpla con estos planes prontamente.

Reducción de impuestos Pymes
Otra medida económica a la que Piñera había puesto énfasis era la reducción de la carga tributaria que tienen las empresas de menor tamaño, con el fin de incentivarlas para invertir. Sus propuestas al respecto eran, primero, la disminución del Impuesto de Timbres y Estampillas desde un 1,2% hasta un 0,6%, y segundo, la ampliación del artículo 14 bis de la Ley de Renta, medida que permitiría a más de 600 mil Pymes no pagar impuestos por las utilidades reinvertidas.

Esta medida causó suspicacias, debido a que las Pymes pagan muy pocos impuestos para que esa ampliación les sirva de mucho. El tema no ha vuelto a ser mencionado directamente por el Gobierno, pero dado el interés que han dicho tener en hacer que las Pymes inviertan en la reconstrucción del país, es altamente probable que se lleve a cabo.

LAS QUE VAN SÍ O SÍ
Pese a su “economía de guerra”, Piñera afirmó: “no vamos a tocar el área social, lo cual significa que todos los programas sociales… se van a mantener inalterables, e incluso, en muchos casos, se van a fortalecer”. De ahí que algunas medidas puntuales de carácter social que formaban parte de su programa de Gobierno hayan sido, o reconfirmadas, o ya realizadas.

Bono marzo
El único de los puntos contenidos en su programa de Gobierno ante cuya realización hay seguridad es el Bono marzo. No sólo por su nombre, que obligaría a realizarlo en marzo, sino porque, de hecho, ya fue aplicado. El plan, que contempla la entrega de $40 mil por carga familiar y espera beneficiar a un millón de familias de escasos ingresos, era para el Gobierno el punto de partida para el llamado Ingreso Ético Familiar, que consiste en calcular para cada familia cuánto dinero necesita para “vivir con dignidad”.

Debido a la postergación del Ministerio de Desarrollo Social, que se encargaría de eso, el Ingreso Ético Familiar seguramente tendrá que esperar; sin embargo, el Bono marzo prometido ya fue entregado entre las familias con más necesidades, transformándose en la primera promesa cumplida del nuevo Presidente.

Un millón de empleos
Ésta es la medida estrella del Gobierno de Piñera, y él mismo ha sido categórico en afirmar que no será postergada, sino incentivada por el terremoto. La creación de 200 mil puestos de trabajo al año para el período 2010-2014 parece una tarea titánica; sin embargo, más allá de los esfuerzos que realice el Presidente, según algunos expertos es probable que los puestos de trabajo se creen espontáneamente sólo debido la necesidad de la reconstrucción del país.

LO QUE DEJÓ EL TERREMOTO
Así como contaba con un programa de Gobierno que no podrá realizar a cabalidad, el nuevo Presidente tuvo que reorganizarse y armar un nuevo cúmulo de prioridades para los meses que vienen. Éstos son los proyectos que Piñera ha anunciado luego del terremoto, mediante los cuales se ha empeñado en transformarse en el Gobierno de la reconstrucción.

(Hay que tener presente que estas medidas están en proceso de ejecución y que el Gobierno irá informando, tal como lo hizo con el Bono Marzo, la forma en que la ciudanía podrá acceder a estos beneficios).

Fondo de reconstrucción
El proyecto de ley que el Gobierno presentará busca reformular el Presupuesto 2010, en vista de las nuevas prioridades, y la primera exigencia es la austeridad en el gasto público. Por eso, se plantea un recorte general de gastos respecto a bienes de consumos, compra de equipos y maquinarias en todos los ministerios de un 5%. Con esta medida se espera ahorrar unos 730 millones de dólares. Además, el Gobierno se abre a utilizar de sus ahorros y solicitar créditos externos por un monto no definido; se ha discutido la posibilidad de hacer cambios en los impuestos, pero no se ha tomado ninguna medida respecto a esa materia.

Ley de donaciones
A comienzos de mes, antes del cambio de mando, el entonces Ministro de Hacienda Andrés Velasco afirmó que la “Ley de Urgencia” que el Gobierno presentó en ese momento, permitiría que las empresas que hagan aportes en apoyo a las medidas de reconstrucción por el terremoto y maremoto podrían acceder al beneficio tributario de la ley de donaciones: “El aporte que las empresas hagan se puede deducir de los ingresos que después se usan para pagar impuestos", dijo en ese momento. La propuesta del Gobierno actual es hacer modificaciones para que el proceso de donaciones sea más rápido

Todos los niños en clases antes del 26 de abril
En su presentación, el Ministro Joaquín Lavín anunció la creación de un fondo de 10 mil millones de pesos, aportados por el Mineduc y la Subsecretaría de Desarrollo Regional, para reparar y habilitar la infraestructura de centros educativos. El programa incluye, además de escuelas transitorias, la infraestructura social (como gimnasios y junta de vecinos) y un plan en que los colegios reducen las jornadas de clases para permitir que nuevos alumnos tengan clases en sus dependencias.

Por otra parte, se financiarán proyectos presentados por los municipios para desarrollo educativo por menos de 30 millones de pesos. La meta del gobierno es que antes del 26 de abril todos los niños estén de vuelta en clases.

Beca contra la deserción en educación superior
Además, se creará un Beca de 30 mil pesos para la manutención y transporte de los estudiantes de educación superior por un período de 6 meses, con el fin de así evitar la deserción escolar. Esta beca tendrá 20 mil cupos y se otorgará a cada estudiante por seis meses. En la decisión se priorizará según el nivel de ingreso de la familia y el daño provocado por el terremoto y el tsunami. El Gobierno aún no ha informado cómo se podrá postular a este beneficio.

El Serviu responde
La Ministra de Vivienda, Magdalena Matte, presentó el jueves 25 de marzo al Congreso algunas de las propuestas que el Gobierno quiere impulsar en ayuda de los damnificados del terremoto. El compromiso es de entrega de subsidios para las viviendas que se vieron afectadas por el terremoto, incluso para las personas que ya contaban con un subsidio previo. El Ministerio responderá por el 100% de los conjuntos habitacionales de Serviu dañados, aún cuando tuvieran más de 10 años de construcción

Con “Un techo para Chile”
El Ministro de Planificación, Felipe Kast, anunció medidas por un monto de US$75 millones, entre las que se cuenta un acuerdo con ‘Un Techo para Chile’ para implementar 20 mil viviendas de emergencia, llegando a 40 mil las soluciones de este tipo. Además,se entregarán a las familias afectadas 25 mil nuevas tiendas de campaña; el Gobierno afirmó que deberían comenzar a entregarse la próxima semana.


Se garantizará, a través del Fosis, el aislamiento térmico de las viviendas de emergencia, la entrega de colchones y de un kit eléctrico para resguardar la seguridad de las familias. Y se construirán 20 mil viviendas provisorias para los damnificados del terremoto.

Empleos de reconstrucción
Se crearán 20 mil nuevos empleos para las tareas de reconstrucción del país, coordinados por el Cuerpo Militar del Trabajo, y cuya remuneración será el sueldo mínimo. Estas personas colaborarán exclusivamente en tareas de reconstrucción especialmente en las zonas afectadas. Además, el Gobierno implementará 60 mil incentivos de empleos, de los cuales 40 mil serán para las empresas, con el fin de contribuir también a evitar los despidos

Con los pescadores
Como informó el Ministro de Economía Juan Andrés Fontaine, las propuestas del Gobierno apuntan a reactivar la pesca artesanal para ir en apoyo de las 9 mil familias que vivían en las 27 caletas afectadas por el maremoto, entre las regiones de Valparaíso y La Araucanía. Para esto, el programa llamado “Volvamos al mar” creará 60.000 empleos temporales mientras se realiza el proceso de adquisición de las embarcaciones de los pescadores afectados.

El Ministerio buscaría además la flexibilización de ciertas normas para que los pescadores artesanales que tengan embarcaciones en buen estado se puedan echar a la mar, ampliando el rango de especies de peces para consumo humano que se pueda pescar

Se ofrecerá además el cofinanciamiento para la compra de botes, el cual asciende al 25% del costo (aproximadamente dos millones de pesos por embarcación); el otro 75% se financia a través de créditos bancarios respaldados por garantías CORFO. Para acceder al beneficio se requiere estar inscritos en los registros de pesca y haber operado en 2009, para botes de hasta 12 metros de longitud. Junto con esto se quiere condonar del pago de las patentes hasta el 2012 entre un 75 a 100% en las caletas afectadas, para lo cual se pedirá modificar un proyecto de ley que está en el Congreso

Rebaja al pago provisional
Se propone también rebajar el Pago Provisional Mensual a un 50 por ciento desde abril. El Pago Provisional Mensual (PPM) es un adelanto que las empresas realizan a cuenta de los impuestos anuales a la renta que corresponde declarar en abril de cada año. Esta propuesta se enfoca sobre todo en las Pyme, que constituidas como empresas, están afectas al impuesto de Primera Categoría, un impuesto de tasa única del 17% el cual grava las utilidades de capital obtenidas durante el año. Así, en el caso de las empresas, significa un pago mensual obligatorio a cuenta del impuesto a la renta de Primera Categoría. El 10 de febrero de 2009, el Gobierno de la presidenta Bachelet rebajó a un 15% a las empresas que hubieran percibido ingresos brutos totales iguales o inferiores al equivalente a 100.000 unidades de fomento, y de 7% a loscontribuyentes con ingresos superiores a ese monto. La propuesta del actual gobierno es ampliar la rebaja a un 50%.

Más para las pymes
Además de las medidas que ya estaban en el programa de Gobierno, se propone una ampliación, a 60 días del plazo, del pago de IVA para todas las Pymes.

Subsidio a los jóvenes… y no tan jóvenes
El actual Subsidio del Empleo Juvenil, que busca incentivar la contratación de personas que entran por primera vez al mundo laboral, sólo beneficia a jóvenes entre los 18 y 24 años. El nuevo Gobierno quiere extender el subsidio para todos los sectores vulnerables.

Ampliación del seguro de cesantía
En enero de 2009, el entonces ministro Velasco realizó una reforma a la ley del seguro de cesantía, promulgada en 2001, para permitir que llegara a más gente producto de la crisis económica. En esa ocasión, los cambios ampliaban los beneficios a los trabajadores con contrato a plazo fijo que tengan un mínimo de 12 cotizaciones mensuales, cinco veces más que los beneficiados antes, y ampliaban la entrega del seguro de 5 a 7 meses. Sin embargo, como se estaba en una crisis económica, se estipuló que la ampliación fuera efectiva sólo en caso de que los índices de desempleo nacional superaran, como en esos momentos, el promedio de los últimos cuatro años.

Un año después, Sebastián Piñera propone hacer lo mismo, ampliando la entrega del seguro a 7 meses nuevamente, pero esta vez sin la atadura legal de exigir índices de desempleo altos. En esta ocasión se busca flexibilizar la medida para hacer frente a los despidos que se produjeron por el terremoto. La iniciativa se suma a los planes de empleo que incluyen además de los 60 mil puestos de trabajo con subsidio, otros para la reconstrucción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario