miércoles, 3 de marzo de 2010

MI PRIMER TERREMOTO

El sábado en la madrugada Carlos Fernández, de quince años, sufrió su primer terremoto, el quinto más fuerte desde 1900, y en la playa de Matanzas escapó del maremoto que efectó a la costa centro-sur de Chile. Aprendió que, incluso viviendo en uno de los países más sísmicos del mundo, nada te prepara para vivir esa experiencia, y que sobrevivir no se trata sólo de arrancar, sino también de preocuparse por lo que pasa más allá de sus narices.

Por Tania Opazo