sábado, 20 de febrero de 2010

LA CUMBIA BILINGÜE DE LOS YUNTAS

Una banda de Curicó mezcló melodías de cumbia, rancheras, y la dicción del inglés chilensis, para hacer tributo a sus ídolos musicales. Sus shows la rompen en los festivales de la región del Maule, y nosotros los nominamos como el grupo promesa del Festival de Viña, ese que podría salvarnos de la misma lata de todos los años.

Por Tania Opazo


El comienzo de una canción de Los Yuntas es más o menos igual a la de cualquier banda tributo. Lo que viene después puede parecer aberrante o simplemente una genialidad: los sonidos de una cumbia/ranchera se apoderan de canciones de Pink Floyd, Lenny Kravitz o Queen, listas para ser parte del repertorio bailable de una disco o una fonda. Pero el show va mucho más allá. Juan Gil Berto, Rolando Benavente, Wencenlao Wen Meneo y Vittorio Ortuza –esos son sus nombres artísticos– se suben al escenario con sus pintas de pseudohuasos. Comienzan a tocar, pero sobre todo, comienzan a actuar: Juan Gil Berto se cree bilingüe y canta en un inglés... 100% chilensis. Rolando Benavemente se mueve con su acordeón medio borracho. Todos tiran la talla. Y la gente, en vez de bailar, mira y se ríe.

Cuchuflí Love, bien lejos de la versión de Bob Marley, aunque ellos también quieren fumar:



Todo comenzó como talla, cuando en un ensayo de Socios a la Fuerza –la banda de rock ska de donde nacen Los Yuntas– improvisan una versión de I want to break free de Queen, en el “estilo yunta”. Como la canción era graciosa la agregaron en su disco (autogestionado, obviamente), y comenzó a circular por internet. Tanto fue el interés que en 2008 Universo Producciones –el sello de Los Charros de Lumaco– les ofreció hacer un disco gratis.

El disco se llamó Pomada y en muchas de las canciones también metieron letras suyas en español, incluso una criticando al Transantiago (con Billie Jean de Michael Jackson). Las copias que les dió la productora se los regalaron a familiares, amigos y conocidos. En esa época sonaron no sólo en la Radio Tropical Latina (RTL) de Curicó, de donde son oriundos y aún llaman para pedir sus temas, sino también en Radioactiva y Universo. Incluso consiguieron mención en LUN, porque su tema A guanchu brei frii se hizo famoso como ringtone.

Sacúdete en tu cripta, Freddy Mercurio:



Y aunque jamás han salido en TV, y nunca llegaron a un público masivo, sus fans son fieles: comparten su música en internet y les tienen varios grupos en facebook. La banda sigue siendo éxito en los festivales de verano de la región, y en todos los eventos que van, pero cada uno de ellos continúa trabajando por su lado, viviendo sus vidas normales.

Rául Miranda (28), el acordeonista de nombre artístico Rolando Benavente, trabaja en la Fiscalía Regional de Talca. Allá su nombre no-artístico es Don Raúl y no anda sentenciando ladrones con su acordeón bajo el brazo, sino que trabaja en el departamento de informática. También el vocalista y bajista, Lio Navarro (32) es computín, y los más jóvenes del grupo, Víctor Ortiz (Guitarra) y José Manuel Salazar (Batería), salieron hace poco del colegio y buscan cómo poder trabajar y estudiar al mismo tiempo.

Desde su oficina, Raúl explica por qué decidieron seguir con esta banda tributo-humorística que es Los Yuntas: “Muchos chilenos nos sentimos un poco restringidos para cantar en inglés, y la gente se identifica con esta música, donde puedes cantar en inglés tal como quieras. Irónicamente, el vocalista habla muy bien en inglés, y por eso es el que más improvisa en el escenario”, dice.

Acá va el tributo a la ciudad de Molina:



Adaptar las canciones a un perfil bailable no fue un gran desafío para Los Yuntas, que tocaban en matrimonios hace rato para poder financiarse: “Igual las canciones no fueron alteradas respecto a las notas musicales originales”, agrega Raúl. Pero lo más importante, dice, es hacer una música que pudiera ser escuchada por todo el mundo: “No queríamos entrar en recursos groseros, como Los Picantes. La idea era hacer algo que no tuvieras que taparle los oídos a los niños cuando suena en la radio”.

Los Yuntas son como un mito urbano, o eso cree Raúl, porque muchos los han escuchado, pero en realidad no saben nada más de ellos, ni donde tocan, ni quienes son. “Eso es divertido”, dice con cierto orgullo .De hecho, todos los videos de YouTube han sido subidos por fans, y el grupo no aparece en ninguno de ellos.

Y la mención a Kravitz:



Hoy el público de Los Yuntas está en los festivales de verano, en el campo, y a veces tocan en algunos bares –como en Bar 38 en La Florida–. Agendan muchos shows en esta fecha, como el Festival de la Camelia en Curepto o el de La voz del Mataquito, en Hualañé. “Es la época más pesada”, dice Raúl, pero agrega que la experiencia de estos eventos es inigualable: “Lo genial de tocar ahí es que se come muy bien, hay harta empanada, vino tinto, anticuchos, y se mantiene la cosa criolla que se ha ido perdiendo”.

A fin de cuentas, Los Yuntas saben que su show prende, que es divertido y original. Y aunque su música suene a pura chacota, ellos se lo toman muy en serio: no son unos rock stars, pero igual tirarían a Juan Gil Berto para rey del festival.

Él también es un Sec boom de Tom Jones:

No hay comentarios:

Publicar un comentario